miércoles, 7 de diciembre de 2011

Del patito feo al gran cisne

Escucha este texto


Primero, una disculpa a los lectores, deberíamos estar escribiendo sobre las formas colectivas que tenemos que implementar para resolver el grave problema de seguridad que vivimos en Cuernavaca. Deberíamos comentar sobre los aspectos de actitudes cooperativistas que brindarán una posible solución a la lacerante desigualdad social que vivimos y que, en nuestra opinión, es causa última de nuestra desesperante situación. En lugar de comentar eso, tenemos que aclarar las declaraciones de personajes de la vida política y que con autoritarismo y prepotencia dicen frases rimombantes sin sustento, evidenciando una cultura estrictamente mediática.
Segundo, las palabras que aquí mencionaremos son producto de una vorágine de más de cincuenta mensajes electrónicos que hemos recibido a partir de las declaraciones vertidas la semana antepasada por el Gobernador Marco Adame, quien dijo que al inicio de su administración en el 2006, “LOS CENTROS DE INVESTIGACIÓN ESTABAN DESOLADOS, SIN ESTRATEGIA ALGUNA HACIA DONDE IR, COMO EL “PATITO FEO”, Y QUE AHORA AVANZA PARA CONVERTIRSE EN EL “GRAN CISNE” (tomado textualmente del boletín de prensa del Gobierno del Estado del 24 de Noviembre y que fue reproducido en casi todos los diarios de Morelos).
Algunas de las frases que reproducimos aquí han sido tomadas prestadas de esos mensajes cuyos autores las reconocerán y verán que sus nombres van de la A a la Z en todas las vertientes de científicos y tecnólogos que se han ganado un lugar en el ámbito local, nacional e internacional.
Antes que nada, queremos recordarles que si uno hace una alegoría del cisne negro a ese “gran cisne” el asunto no comenzó con la película de Natalie Portman, sino que es un problema más añejo y que se refiere a la prevalencia de la ignorancia, al desconocimiento. Los europeos hasta el siglo XVII creían que todos los cisnes eran blancos y no concebían la posibilidad que hubiera cisnes negros. En ese siglo se encontraron cisnes negros, es decir, algo inesperado, pero por la ignorancia no por la deducción clara de hechos científicos.
En la opinión de muchos colegas de la Academia de Ciencias de Morelos, de la Academia de Ingeniería de México y de otros científicos, la declaración de que la ciencia en Morelos hace 5 años era un “patito feo” es la misma cara de la frase dicha por Marco Adame hace aproximadamente cinco años: “la ciencia morelense está aquí, pero yo no lo traje, y ahora ¿qué hago con ella?” y aquella declaración hecha desde España en 2008 (donde al parecer se concibió la idea del “parque tecnológico” tan publicitado por el actual Gobierno Estatal) diciendo que “en el estado se cuenta con una infraestructura importante, sin embargo, en cierto punto aislada, descontectada y sin vinculación, que no llega a servir de nada...” Estas declaraciones por supuesto que muestran la ignorancia y la prepotencia de algunos políticos de nuestro estado. La irreflexiva vehemencia con la que defienden la generación de patentes por todos los científicos, contrasta frontalmente con la ausencia de apoyo sustancial para las actividades científicas y tecnológicas en una ceguera innovadora a ultranza, sin comprender las interacciones entre los científicos y los empresarios y entre la ciencia básica, la tecnología y la innovación.
En opinión de científicos y tecnólogos se podría asegurar que algunos políticos creen que las inversiones que han hecho en “parques tecnológicos”, sin consultar al sector científico, ayudarán a este sector a generar un sistema de innovación. Hace falta mucho más, pero se debe partir de un proyecto claro, definido con la participación de los actores principales y no de un esbozo sin contenido. Habría que preguntar qué ha hecho este gobierno para convertir el “patito feo” en el “gran cisne”, del que nada sabía, como los europeos con el cisne negro. Los mensajes que recibimos también comentaban que algunos políticos se paran el cuello con el trabajo de otros, mientras los científicos conseguimos cuatro veces más dinero para proyectos que los que el gobierno morelense dispone para proyectos de ciencia en el FOMIX. La misma idea en otras palabras flotaba continuamente en los mensajes: “esta declaración nos parece desafortunada, los centros de investigación en Morelos son financiados fundamentalmente con dinero federal o dependientes de la Universidad Nacional y no hay participación alguna del gobierno local”.
Siguiendo con algunas metáforas pudimos leer: “El gran cisne que ve el político ha de ser muy chiquito (polluelo quizá), ya que ignora cuánto se necesita de recursos para hacer ciencia, y el tipo de lago donde debe nadar este cisne para desarrollarse”. “Este discurso es digno del realismo mágico de García Márquez ...” “¡Qué discurso tan cursi, patito y feo! “
Una frase muy interesante y llena de sarcasmo se leía: "... en 2006, el gobierno del Estado de Morelos estaba desolado, sin estrategia alguna hacia donde ir, como 'el patito feo' ... y ahora están peor, pues algunos políticos ven patitos feos y grandes cisnes, donde lo que deberían ver es una infraestructura humana, sin análogo en el país; cuya trascendencia nacional e internacional en el ámbito científico y tecnológico no está para metáforas bobas".
Otros piensan que la magnitud con la cual los políticos se exponen usando argumentos erróneos y falsificando informaciones creando imágenes distorsionadas sobre la realidad, simplemente ¡ya no se puede superar!
Otros más gritaban: “Estas declaraciones son indignantes!”. Además, se dice que el estado tiene muchos miembros en el SNI, que obviamente no empezaron hace cinco años cuando según algunos políticos "la ciencia estaba sin estrategia alguna..." ¡cosa más rara mi gran cisne!. Estos dichos son de tal necedad que dan ganas de ignorarlos, pero el discurso es una afrenta a la presencia de la UNAM en el Estado desde hace 30 años, del importante desarrollo de la investigación en la UAEM y de los otros Institutos Federales y más aún, un insulto al pueblo morelense que no merece ser engañado.
Y mientras tanto, el Museo de Ciencias de Morelos no tiene energía eléctrica... ¿Surrealismo en relación al “gran cisne”?, no querido lector, dése una vuelta por el parque de Acapatzingo y lo constatará. Sí lector, debido a que la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas no ha concluido la entrega del Museo de Ciencias por falta de unos planos eléctricos, el Museo está sin energía eléctrica.
Invitamos a todos los científicos de Morelos a manifestarse al respecto del “patito feo” y del recién descubierto “gran cisne”. Todos los morelenses lo merecemos.
Terminamos este escrito con el comentario más lacónico que recibimos y que fue simplemente: ¡una patética declaración!.


Este texto de Antonio del Río y Enrique Galindo fue publicado el día 7 de diciembre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario se publicará a la brevedad posible.