miércoles, 5 de diciembre de 2012

Educación universitaria ¿para todos?

Escucha este texto

La reflexión obligada de estos días se refiere al discurso de Enrique Peña Nieto del pasado 1 de Diciembre; no cabe duda que fue preparado por personas que conocen la problemática del país. En este discurso se considera a la educación como uno de los aspectos importantes para resolver el problema de la seguridad y como elemento esencial para la prevención del delito. También se identifica a la deficiente educación (basta mencionar que sacamos 1 de 6 en la prueba Pisa) como uno de los problemas que nos aqueja y que debe atacarse inmediatamente. Sin embargo, no se apuntó a soluciones concretas; tampoco debemos ser ingenuos y pensar que las acciones que se tomarán serán necesariamente las adecuadas. En mi opinión, debemos estar atentos ante cualquier indicio de acción que aleje a la educación como una herramienta para tomar decisiones con base en el conocimiento. Entonces debemos insistir ya desde ahora en una educación crítica, universal, gratuita, científica e inclusiva.
Por lo anterior, considero conveniente retomar lo que escribí hace algunas semanas sobre la educación superior en el desarrollo sustentable y, que recibió un comentario, para abundar en la discusión del punto. El argumento que se establece en el comentario refleja, de alguna forma, la opinión de un sector de la población. Para no sacar de contexto este comentario lo reproduzco completamente: “Creo que quizá estamos poniendo el dinero en el lugar equivocado. Generar científicos en un país que no los demanda parece un contra sentido. Había una gran tendencia mundial a dar educación universitaria a todos los jóvenes. Pero esto no tiene sentido en mercados laborales que no pueden absorberlos. Por otra parte, ¿dónde está la educación técnica de calidad? ¿Quién te enseña a ser un plomero profesional, un zapatero, sastre o cualquier otro oficio? No necesitas cursar una ingeniería para ello y quizá sería más sencillo emprender un negocio de esa forma y generar riqueza aumentando el poder de consumo de las personas y la riqueza en la sociedad. ¿Te parece rara la anécdota de llevar a reparar tu auto/televisión/microondas/laptop y terminar el artículo peor de como estaba y teniendo que comprar uno nuevo? O quizá comprar el artículo nuevo directamente sin molestarse en reparar el anterior. En una sociedad sustentable, se debería intentar primero reparar las cosas antes de reemplazarlas. Y para ello son necesarios técnicos profesionales de calidad.”
La premisa de invitar a reflexionar sobre la pertinencia de formar científicos en un país donde un sector empresarial no lo demanda me parece digna de contestarse en forma positiva. Para mí es claro que todavía no podemos describir muchísimos fenómenos en nuestro entorno, desde las diversas interacciones de las partes en los ecosistemas de nuestro país, hasta la forma en que podremos resolver la demanda energética que necesitamos para satisfacer las necesidades de nuestra población, entre otros muchos fenómenos naturales y sociales. La educación de todas las personas en una sociedad redundará en el beneficio de toda la comunidad. En mi opinión los plomeros, ingenieros, zapateros, científicos, sociólogos, maestros, cocineros, en fin todas las personas, merecen recibir educación del más alto nivel para que puedan tomar decisiones con base en el conocimiento. A todos nos conviene que todos los miembros de la sociedad posean herramientas para poder decidir, para poder elegir a sus gobernantes, para poder decidir si la información que se vierte es confiable u obedece a intenciones fraudulentas. Desde mi punto de vista la capacitación técnica no se contrapone a la formación universitaria. Entiendo la formación universitaria como aquella que nos capacita en aspectos universales de la cultura. Hace algunos siglos la expectativa de vida de las personas era de alrededor de 50 años, ahora estamos llegando a los 80 años, por lo tanto no considero desperdicio el que la primera cuarta parte de la vida de las personas se dedique a su formación, en particular a estudios universitarios, con el claro convencimiento de que esa fase de su vida le servirá para tomar decisiones con base en el conocimiento y eso nos afectará a todos.
Termino con un pensamiento de Rolando García sobre la universidad como la "conciencia crítica y política de la sociedad", por lo tanto, todos debemos tener derecho a, con base en nuestro esfuerzo, asistir a la universidad y participar con conciencia en la sociedad del conocimiento.

Este artículo fue publicado en el periódico la Unión el día 5 de Diciembre

2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo en que todas las personas deben recibir una educación de calidad que les permita pensar de forma crítica y tomar decisiones basadas en el conocimiento. Pero pienso que el objetivo de la educación básica (kinder, primaria, secundaria) es enseñar a pensar a las personas y de sembrar el gusto por aprender por si mismas. De esa forma las personas pueden seguir aprendiendo sobre los aspectos universales de la cultura durante el resto de su vida.

    Ahora, respecto a la capacitación técnica y la formación universitaria, pienso que son diferentes. Por lo menos las expectativas de conseguir un empleo (y ganarse la vida) son diferentes para un graduado de una escuela técnica y para otro graduado de una escuela universitaria. Por el momento en México la tendencia es una menor oportunidad de empleo para una mayor preparación académica. Desde mi punto de vista, el objetivo de la formación profesional (universitaria o técnica) es permitir al individuo integrarse a un mercado laboral con ciertos requerimientos o darles la herramientas para construir sus propias empresas. De otra forma, podríamos terminar con un gran grupo de jóvenes universitarios recién graduados a quienes se les ha tratado de enseñar a pensar en el último nivel de su preparación (debido a grandes deficiencias en la formación básica) y que tendrán problemas para ganarse la vida por que su educación final no les permite integrarse al mercado laboral ni tienen las herramientas para iniciar nuevas empresas.

    Así que, ¿educación universitaria para todos?, yo diría que si, en la medida que le permita al individuo obtener un ingreso digno y le de las herramientas para ser capaz de innovar en su área. Asumiendo, por supuesto, que la educación básica ha sido de calidad y le ha enseñado a pensar.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo educación universitaria para todos y que además los salarios permitan tener una vida digna.

    ResponderEliminar

Tu comentario se publicará a la brevedad posible.