miércoles, 11 de diciembre de 2013

Ciencia ciudadana, Energías Renovables y Reforma Energética

Escucha este texto
Somos un país de jóvenes al revisar los censos encontramos que el rango de los jóvenes entre 15 y 24 años ha crecido a lo largo de la historia; pero creció mkás rápidamente desde los años 80, aunque actualmente se ha estacionado. Hasta el 2010 teníamos 20 millones de jóvenes en el país y a estas personas, nosotros los viejitos, les heredaremos un mundo ya sin recursos. Empiezo con estos datos ya que los jóvenes de ahora son los que tendrán que resolver los problemas que no hemos resuelto y los que hemos creado mi generación que usó las bondades de los hidrocarburos de una forma no sustentable.


Elaborada con datos del INEGI

¿Cuántos de estos jóvenes se dedican a la ciencia o tecnología? La comparación con otros países siempre puede ser ilustrativa. En Brasil laboran 70 mil doctores en instituciones de educación superior, más los que lo hacen desde las empresas. En México somos 20 mil investigadores en el Sistema Nacional de Investigadores. Para comparar requerimos conocer la población brasileña y encontramos que es de 170 millones de habitantes México tiene 110 millones, nosotros deberíamos tener al menos 40 mil para tener lo mismo que tiene Brasil en todo México, solo en las universidades públicas. Por otro lado, la producción científica ha crecido en forma continua desde el año 1983, sin embargo, este crecimiento ha sido muy lento. Es más en el último milenio todavía lo ha hecho más lentamente. Es decir requerimos más personas capacitadas laborando en ciencia y tecnología. Esperemos esto se revierta con el anuncio desde CONACyT de una política de contratación de jóvenes investigadores, en 2014 se contrataran 500 jóvenes en investigación científica
Podemos decir, que la ciencia mexicana es una ciencia profesional, esto quiere decir que la ciencia que se hace en nuestro país es similar a la hecha en cualquier parte del mundo.


Con datos del SNI, elaborada en colaboración con K. Cedano y M. Martínez

La ciencia es una de las actividades humanas que realmente tiene la característica de la internacionalización, no podemos concebir una ciencia circunscrita a un estado, podemos buscar que impacte más en lo local, pero la ciencia se hace a nivel mundial.
Lo que quiero fomentar es hacer una ciencia ciudadana, ya en estas páginas hemos comentado este concepto donde la población aborda problemas utilizando la metodología científica y obtiene conocimiento para tomar decisiones. Generalmente esta forma de proceder, amalgama el conocimiento tradicional en estas soluciones.
Recordemos que la actividad científica no termina hasta que se difunde y es aquí donde las redes sociales y los medios de comunicación juegan un papel relevante, como en el periodismo ciudadano.
Hoy estamos enfrentados a la problemática energética y muchos deseamos fomentar las fuentes renovables de energía.
Les puedo comentar que la Estrategia Nacional de Energía (ENE) propone que haya una transición energética, pasando de los hidrocarburos a otras fuentes de energía, con la meta de tener el 35% de la energía con fuentes renovables al 2024.
En el tema 2 de la ENE dice: promover el uso eficiente de la energía en todos los sectores. Y para eso propone considerar las externalidades, he comentado ya varias veces que los hidrocarburos son más baratos, pero porque no consideran que se tienen que regresar al ambiente en su situación que estaban antes de emisión. Por ejemplo, si yo quemo un barril de petróleo libero el bióxido de carbono de la combustión normal y entonces voy a cambiar la composición del aire, de la atmósfera. Si yo quiero hacer algo sustentable tengo que tomar ese carbono y volverlo a inyectar al interior de la tierra. Y resulta que cuando a mi me venden un litro de gasolina nada más contemplan lo que se sacó de los pozos el petróleo refinado y me lo venden, pero nunca me cobran el costo de incorporar el carbono al interior de la tierra, es decir, hay un costo ahí que le llaman externalidades cuando yo creo que son las internalidades precisas de la fuente de energía que se está utilizando.
Ya en otro artículo analicé las tres propuestas de Reforma Energética: la del PAN no menciona a las fuentes renovables; la del PRI dice que son una buena opción y el enunciado del PRI dice que generan en China y en Alemania fuentes de empleo; la del PRD si menciona a las renovables y las está proponiendo.
Todos justifican a la Reforma Energética argumentando que hay una crisis ambiental propiciada por la emisión descontrolada de gases de efecto invernadero; sin embargo solo dos propuestas mencionan a las fuentes renovables de energía
La Reforma Energética es una oportunidad y tenemos que luchar por ella, por eso cuando a mi me han dicho que si participo en foros, he participado en foros aquí, en México, en varios lugares, en muchos otros sitios he estado diciendo que la Reforma Energética tiene que considerar a las fuentes renovables de energía.
Entonces desde mi punto de vista la ciencia desde las raíces de la sociedad, eso que podemos hacer nosotros para estar averiguando cuánto sol hay cuánto viento hay, cómo podemos producir es lo que nos puede precisamente generar una sociedad del conocimiento, es una herramienta de la ciudadanía para impulsar un desarrollo sustentable.
En particular, desde mi punto de vista los jóvenes mediante la ciencia ciudadana pueden ser capaces de desarrollar, promover e implementar a las Energías Renovables y conseguir un mundo equitativo y con bienestar social.

Este artículo fue publicado el día 11 dDiciembre

1 comentario:

  1. Saludos, me gustaría publicar este artículo en Diletante (revista electrónica independiente y sin fines de lucro). ¿Dónde puedo contactarlo? Mi correo es revista.diletante@gmail.com, Saludos. Gerardo

    ResponderEliminar

Tu comentario se publicará a la brevedad posible.