miércoles, 3 de septiembre de 2014

La necesidad de mantener una radio libre de monopolios

Escucha este texto

Hace más de 25 años cuando decidimos vivir en Morelos una de las cosas que extrañaba de la Cd. de México eran las estaciones de radio que disfrutaba oír. Les comento que cuando joven deseaba poder tener un radio para escuchar mientras viajaba en trolebús o camión, ahora tengo la costumbre de prender el radio mientras manejo. Para mí el poder recibir información mientras viajo es de suma importancia y es una forma de conectarme con el mundo. Hoy en día tengo a mi alcance diferentes dispositivos que me permitirían grabar música y escucharla; sin embargo eso me parece una actitud de autoaislamiento que muestran muchas personas en la actualidad.
De regreso a hace 25 años, la pregunta de cuál sería una estación similar a Radio Educación o Radio UNAM disponible para la época en Cuernavaca era uno de mis temas en las pláticas con colegas que ya tenían algún tiempo viviendo en esta ciudad de la eterna primavera. Invariable y tristemente la respuesta era desalentadora.
A lo largo de estos 25 años, he sido testigo de cambios importantes en la radio morelense. Contamos con UFM Alterna, la radio de la UAEM que tiene una programación interesante, pero en algunas épocas ha sido demasiada restringida a transmitir aspectos relacionados con su comunidad. Durante una época la radio gubernamental tuvo una barra muy interesante dedicada a darle voz a la comunidad morelense. Esa época la gocé y aproveché. Sin embargo, durante seis años perdió su apertura a la crítica y su vocación social para convertirse en repetidora de música no diferenciada de lo que una persona podría guardar en dispositivos electrónicos.
Hoy en día he encontrado una estación con la que me divierto, ilustro y considero tiene contribuciones importantes para conformar una cultura morelense en las personas pequeñas de nuestra sociedad. También nos presenta entrevistas con científicos y artistas que comparten con gusto sus contribuciones. El concepto radiofónico del Instituto Morelense de Radio y Televisión (IMRyT) es una opción interesante y producto de la colaboración con diversas instituciones que brinda información y divertimiento con una perspectiva cultural rica y multifacética. Por ejemplo las colaboraciones del Instituto de Energías Renovables, UNAM con el IMRyT, en este mismo sentido la colaboración de la Academia de Ciencias de Morelos con Minutos TV donde se genera contenido de calidad.
Hoy me gusta oír en las mañanas las noticias en la radio comercial o las entrevistas de científicos en la radio de la UAEM y el resto del día he encontrado que la programación del 102.9 FM es interesante. Me hace sentir nuevamente niño o joven o adulto todo con profesionalismo y contenido.
Claramente estos comentarios conllevan a que actualmente la radio comercial no permite esta diversidad cultural, sino que restringida, por un lado a crear un consumismo o en el mejor de los casos a una crítica del sistema, fomenta una única forma de percibir el entorno. Así se promueve una cultura global que promueve una percepción hegemónica, aburrida y limitada de nuestra entorno social, ambiental y económico. Una visión monopólica que no permite un adecuado desarrollo hacia el bienestar social.
Este hecho es un ejemplo de otra trampa que señala Donella Meadows en su libro “Thinking in Systems” en la que caemos cuando no consideramos las interacciones del sistema complejo en el que vivimos. A esta trampa la llama “éxito al exitoso”, en palabras de dichos mexicanos, podría ser: “el que tiene más saliva traga más pinole”. La Dra. Meadows propone para evitar esta trampa: la diversificación, permitiendo a los que están perdiendo que obtengan beneficios para continuar con el juego; limitación estricta para que alguien se quede con todo el éxito, es decir siempre haya fracciones del pastel para diversos actores (leyes antimonopolio); políticas que nivelen el campo de juego, la eliminación de parte de la ventaja de los jugadores más fuertes o el aumento de la ventaja de los más débiles; entre otras acciones. Es decir concuerda hasta con los neoliberales y propone limitar los monopolios en todos sentidos.
Con estas acciones la sociedad garantizará un bienestar social que redundará en un sistema más saludable y con miras a un mayor desarrollo.


En la actualidad estamos participando de una sociedad hipercomunicada donde los medios masivos juegan un papel preponderante, al mismo tiempo que la Internet ha cambiado las formas de comunicación, sin embargo debemos propiciar que la diversidad sea parte fundamental de estas formas de comunicación.
La radio y televisión en Internet debe también atender a la diversidad cultural y promover el intercambio de ideas, conocimiento y cultura en general entre la población mundial. De esta manera las radios y televisiones comunitarias son importantes, pero también la iniciativa privada debe recuperar estos espacios para propiciar directamente bienestar en su entorno y ampliar el espectro de cultura en el ámbito internacional. Al poner a disposición del mundo las manifestaciones culturales locales estamos ampliando las perspectivas globales de desarrollo.
Hay mucho quehacer, en Morelos tenemos algunos esfuerzos significativos en la dirección propuesta, pero necesitamos consolidarlos y dejarlos inmunes a los cambios periódicos asociados con los gobiernos.
Reitero mi recomendación de la lectura del libro “Thinking in Systems” tiene una perspectiva interesante y que condensa diversas visiones con un pensamiento crítico y analítico que nos sirve para analizar, como lo he planteado, desde la reforma energética, la organización de universidades hasta la inconveniencia de los monopolios, es decir las partes o el todo de nuestra sociedad, economía, entorno físico y esquemas institucionales

Una versión resumida de este artículo fue publicado el día 3 de Septiembre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario se publicará a la brevedad posible.