miércoles, 6 de abril de 2016

Hoy No Circula programa caduco, obsoleto y falaz.

Escucha este texto


Durante 30 años el programa Hoy No Circula no resolvió el problema del transporte en la Ciudad de México (CDMX), tampoco resolvió el problema de la contaminación, ha probado ser obsoleto, ya caducó y prometió falsas ilusiones al augurar una calidad del aire aceptable en la CDMX. Es más dio pauta para aumentar los mecanismos de corrupción. Hoy encontramos ciudadanos que pagan una dádiva a verificentros que las aceptan o promueven para tener una calcomanía cero. En lugar de premiar a quienes mantienen su auto en buenas condiciones, el programa fomentó las actividades irresponsables de todos los sectores de nuestra sociedad, desde el ciudadano que compra un calcomanía, el empresario que permite que su negocio otorgue calcomanías a conductores cuyos autos no la merecen, hasta las autoridades de la CDMX que para no contender con la problemática desatada acusan a la Suprema Corte de Justicia.
A pesar de las frases anteriores, la pregunta ¿funciona el programa hoy no circula? puede tener una respuesta positiva, pero solamente cuando se considera en muy corto plazo como ya lo vivimos. Claramente este programa es un paliativo y nunca ataca a los problemas desde la raíz. El Hoy No Circula se impuso en la CDMX hace unos treinta años y en aquel entonces provocó un disminución de los gases contaminantes; pero como no ataca el problema de raíz después de este tiempo ahora nuevamente se han alcanzado niveles preocupantes en los indicadores ambientales en la CDMX.
Desde mi perspectiva es totalmente inadmisible que, para disminuir la presión política sobre las malas decisiones en cuanto al tránsito y transporte se han tomado últimamente en esa ciudad, se proponga extender este programa a estados vecinos.
Estos estados vecinos todavía están en la situación donde pueden tomar medidas que ataquen el problema. Además no tienen las condiciones geográficas que presenta la CDMX, ni tampoco tienen el tiempo invertido por horas persona en el transporte que en ella hay, y por lo tanto, estos estados no deben implantar el paliativo “Hoy no circula”, sino desarrollar soluciones reales.
Por supuesto que en toda la República Mexicana hay problemas de contaminación ambiental, principalmente en la ciudades; pero debemos como sociedad solicitar se ataquen los problemas que la ocasionan, no debemos aceptar paliativos.


El metrobús puede ser eléctrico

Una opción real en nuestros días es el uso de vehículos eléctricos, estos vehículos no emiten gases de efecto invernadero mientras están en operación, es decir, al usar un vehículo eléctrico se evita la emisión de gases en el sitio, el calentamiento del entorno cercano disminuyendo la isla de calor que ocasionan los vehículos de combustión interna y se disminuye el ruido en las ciudades. Solamente estos aspectos ya tendrían un efecto totalmente de alivio sobre los indicadores ambientales en el CDMX o en cualquier ciudad. Ya he mencionado aquí en varias ocasiones las bondades de los vehículos eléctricos, como por ejemplo que el costo de recorrer un kilómetro con un vehículo de eléctrico es casi la mitad del costo de recorrer el mismo kilómetro con un vehículo de gasolina. En varias ciudades europeas se está fomentando su uso, es más, en el Estado de California se ha propuesto que en menos de diez años no puedan circular vehículos de combustión interna en su territorio. ¿Podríamos hacer algo así en nuestro país?
Claro que sí, aunque muchos comentarían que es muy cara la implantación de esta medida, por el alto costo inicial de los automóviles. Esta frase no se basa en un cálculo completo, en esta aseveración hace falta incluir muchos costos que estamos pagando al utilizar los automóviles de gasolina. Lo caro es tener que comprar otro auto para circular el día que no se circula, caro es seguir respirando el aire contaminado de la CDMX, caro es para el sistema de salud contender con los malestares respiratorios de una buena parte de la población de las ciudades, caro es el tiempo que se invierte todos los días en el transporte. Si contabilizamos todos estos costos en 30 años veremos que la promoción del uso de los vehículos eléctricos es una alternativa totalmente costeable en nuestros días. Para analizar con mayor detalle las ventajas que tiene el uso de vehículos eléctricos consultar se puede ver un artículo de investigación.
Otro de los caminos, que no tiene porqué ser muy diferente, es el de solicitar un transporte público de calidad. En la CDMX se puede hacer que el metrobús y que todos los vehículos de transporte público sean eléctricos. Por supuesto, que se requerirían armar paquetes de financiamiento para este programa, pero el costo de hacer estos programas debería pagarse con los beneficios que tendríamos en los siguientes 30 años. Claramente, estos programas van más allá de los 6 años de la mayoría de los programas de gobierno; pero nosotros los ciudadanos requerimos soluciones con una visión de mayor plazo y de hecho solicitamos que estas soluciones beneficien también a las generaciones futuras. Así debemos exigir a los encargados en las haciendas de los gobiernos a prever soluciones del largo plazo.
Es más no solamente se podrían resolver problemas de tránsito y ambientales, sino con una visión agresiva se podría generar un sector industrial pujante.
Desde mi punto de vista, no basta con restringir el número de vehículos circulando, debemos propiciar que las personas elijan por conveniencia usar un transporte más eficiente y menos contaminante. Es así como, en todos los estados vecinos de la CDMX podemos optar por medidas que impulsen un transporte público eficiente, de calidad y eléctrico. Esta medida impactará en tener una mejor calidad de vida en las ciudades y en la salud de todos nosotros.
Con gusto trabajamos con los gobiernos de todos los niveles para analizar las posibles medidas que impulsen verdaderas soluciones al problema del transporte en la ciudades que contemplen su solución en el largo plazo.

Una versión previa de este artículo fue publicado el día 6 de Abril

6 comentarios:

  1. ¿Existe algún crédito blando para adquirir vehículo eléctrico? ¿con quien se podría gestionar algo así?

    ResponderEliminar
  2. Todavía no existen los créditos blandos para vehículos eléctricos en México; pero podemos luchar por que los haya. A la larga sería mejor para la sociedad

    ResponderEliminar
  3. Me parece muy importante está reflexión

    ResponderEliminar
  4. Si la mirada de los habitantes se viera en un futuro no muy lejano,con un MEJOR AMBIENTE; apoyaríamos las políticas ambientales que se pudieran presentar en lo inmediato.
    y sobre todo pensando en el mundo que podemos dejarle a nuestros hijos.

    ResponderEliminar
  5. Coincido con tu comentario pero considero que el problema es estructural no todo se resuelve con vehículos eléctricos en sus diferentes modalidades, si juntamos opiniones nos encontraremos con una diversidad que en algunas podremos unirnos y en otras no, quien tiene la verdad? Algunos argumentan que el metro ya es insuficiente y promueven más líneas y más trenes, cuál será el límite? Otros que el metrobús de raíz es un proyecto ineficiente y que impacto negativamente a las vialidades al reducirles un carril y claro otros argumentan que es bueno pues llegan más rápido a sus trabajos por tener prioridad de vía, de los segundos pisos reniegan pues argumentan que solo son para personas que los pueden pagar y que ayudan en poco ya que al final llegan a un cuello de botella y otros dicen que estos vinieron a desahogar el tráfico en las horas pico, los llamados microbuses se dice el mal trato al pasajero, deterioro de unidades hacen base en doble fila pero la gente los sigue usando primera por comodidad ya que les hace parada donde sea y por otro lado tienen rutas donde el transporte público no entra, otro más el transporte de carga circula en horas pico lo que aumenta en gran medida el tráfico y así podría mencionar posiciones y argumentos encontrados y la realidad es que padecemos la corrupción, falta de planeación seria, normatividad etc.

    Los estados aunque colinden o no con la Ciudad de México tiene que hacer lo propio y como ejemplo: Como es el tráfico en horas pico en Cuernavaca? El transporte público es extremadamente caro comparado con la CDMX por lo que se pensaría que es de mejor calidad, lo es? Cuantas rutas tiene que tomar un ciudadano para llegar a su destino? Los verificentros tienen su nivel alto de corrupción etc. Es común escuchar que el tráfico en Cuernavaca se ve afectado por la gente que viene de la CDMX los fines de semana y claro que es verdad por lo que también pienso que los políticos en Morelos no han podido encontrar solución a esta situación pues solo le ven el lado positivo que impacte la economía del estado y así es de complicado en la CDMX donde no solo son los fines de semana esto es cosa de todos los días la movilidad de gente de otros estados así sea a pie o en vehículo.

    En fin es complejo, sistémico y con pocas probabilidades de que los políticos tengan el ánimo de estructurar un plan de acción.

    Que si estoy molesto por el HOY no Circula? Claro que lo estoy pero en un grado mayor con los políticos.

    ResponderEliminar
  6. Excelente artículo que toca los problemas de fondo que no atienden nuestros gobernantes.

    ResponderEliminar

Tu comentario se publicará a la brevedad posible.