miércoles, 27 de mayo de 2015

Por una Cuernavaca Sustentable

Escucha este texto

Lamentablemente recibimos terribles noticias todas las semanas. En algunas ocasiones se asoma a nuestras mentes la incredulidad sobre la veracidad de los informes oficiales. Aunque tengamos estas sospechas considero importante siempre mencionar que son sospechas y no dejarnos llevar por hacer lo mismo que criticamos: asumir por cierto falsedades. Quizá debería contarles cómo me siento ante los hechos de Tanhuato, pero pido disculpas por abordar algo más mundano y cotidiano.
En esta ocasión quiero referirme a lo que espero podamos conseguir, como ciudadanos informados, en la elección del presidente municipal de Cuernavaca. Por qué me refiero a esta ciudad, porque en mi familia decidimos vivir en esta ciudad desde hace más de 25 años y lo hemos hecho con la convicción de procurar contribuir con acciones para habitar en una ciudad sustentable. Con esto quiero resumir que deseamos habitar una ciudad en armonía con el entorno físico, con opciones para todos puedan generar riqueza y con ello bienestar social. Para ello tenemos que construir las normas que fomenten estas opciones. Con estas ideas en mente nos hemos desenvuelto en la ciudad de Cuernavaca.
Estamos en época de elecciones y los fantasmas de la irresponsabilidad de figuras públicas que se dedicaron al espectáculo deportivo y que pretenden, sin preparación alguna, conducir la ciudad. Pudiera ser ingenuidad; pero sospecho que son intereses económicos individuales para que un partido político continúe con un registro y con ello los dirigentes mantengan sus prebendas.
En todo el tiempo que he vivido en Cuernavaca, me he percatado que su comunidad es claramente participativa y está deseosa de construir verdaderamente la "ciudad de la eterna primavera". Una ciudad con transporte público de calidad, con lugares donde se pueda disfrutar de ella, limpia, con vegetación que invite a pasear por sus calles, con fuentes de trabajo de calidad, con personas tolerantes a la diversidad y muchas otras cosas más. Sin embargo, sus gobiernos no han podido articular ese deseo ciudadano. Los gobiernos anteriores, algunos con buenas voluntades, pero copados por intereses económicos han causado más problemas ambientales que resolverlos. En otros los han ahogado las deudas económicas, que dejaron sus correligionarios, y no respondieron a las inclusive magras expectativas que generaron. En otros con una corrupción galopante hermosearon algunos pocos lugares a costa del ambiente, la bancarrota y la marginación social.
Como lo hemos mencionado varias veces, la perspectiva de la sustentabilidad implica conjuntar esfuerzos de la sociedad en el largo plazo, es imposibles definir acciones solamente para los 3 años que duran los presidentes municipales. Por esta razón es importante tener el poder de convocatoria para aglutinar esfuerzos de muchos actores de la sociedad. Con la convocatoria de múltiples actores se puede vigilar, opinar y monitorizar el avance en las propuestas que hacen los candidatos.
En este sentido me llama positivamente la atención que un político con preparación desde la oposición en la legislatura estatal y con experiencia en el gobierno en aspectos de política interna haya podido aglutinar en su entorno a actores que participaron activamente en otros partidos, en otras administraciones tanto locales como estatales, para proponer una alternativa que pudiera recuperar Cuernavaca para los ciudadanos, para compartir con otros mexicanos o extranjeros la eterna primavera.
En estos años he visto como muchos actores han promovido diversas actividades con fines de promover el bienestar social, todos ellos bajo un mismo ideal: tener una ciudad sustentable. Algunos enfatizaron a Cuernavaca como una alternativa turística, otros las posibilidades de tener una ciudad caminable, muchos una ciudad segura e incluyente; en fin muchas acciones, esfuerzos, iniciativas todas ellas aglutinadas bajo una posible recuperación de Cuernavaca. Suena interesante y digna de apoyar esta propuesta.
Desde mi punto de vista, el voto informado es muy importante, más importante que dejar que otros decidan por nosotros. Para mi, claramente, nuestro voto cuenta y debemos luchar para que todos voten con información, análisis y conciencia de lo que están escogiendo para los próximos 3 años, pero que debe tener una mirada hacia un futuro lejano, al menos como la expectativa de vida de nuestros nietos.
Yo me uno a recuperar Cuernavaca.

Una versión previa de este artículo fue publicado el día 27 de Mayo en la Unión de Morelos.

miércoles, 6 de mayo de 2015

Acciones para un uso eficiente de energía

Escucha este texto


Aunque estamos viviendo una situación preocupante en México y nuestro futuro inmediato pudiera parecer incierto, estoy convencido que tenemos que apuntar algunas acciones para el futuro de largo plazo. Tenemos que visualizar que la zozobra que nos aqueja puede resolverse con la participación de nosotros exigiendo un rumbo diferente en las políticas públicas. Estamos en período de elecciones y hay oportunidad de exigir posicionamiento sobre algunos temas de largo plazo.
Hoy quiero comentar que en nuestras manos está la posibilidad de evitar un mayor cambio climático y con ello proveer a las generaciones futuras de condiciones similares a las nuestras tanto en el aspecto ambiental, como en lo económico y social.
La Agencia Internacional de Energía (IEA) propuso hace aproximadamente un año ideas que pueden implantarse fácilmente en nuestra vida cotidiana. Aquí las resumiré, estando seguro que muchas las podremos implementar:
- Dar seguimiento a los gastos en energía, calculemos las facturas de energía y de combustible mensuales para conocer el costo de la energía que utilizamos.
- Involucrar a toda la familia para hablar acerca de cómo reducir el consumo de energía al cocinar, lavar, entretenernos, desplazarnos, etc.
- Hacer compras con conocimiento, cuando compramos nuevos dispositivos informarnos sobre los artículos más eficientes del mercado para tomar decisiones informadas en la compra.
- Exigir que existan incentivos desde el gobierno local para acciones que promuevan eficiencia energética.
- Dialogar con nuestra comunidad difundiendo las noticias sobre cómo ahorrar energía con sus amigos y vecinos
- Luchar para que se establezcan normas en la construcción para las condiciones locales y que los materiales y métodos constructivos de las paredes y techos puedan mantener temperaturas adecuadas y reducir el ruido.
- En la construcción de una nueva casa incluir nuevas medidas de ahorro de energía en el diseño. Para maximizar naturalmente el confort y proporcionar un verdadero ahorro de energía a un bajo costo.
- Al comprar electrodomésticos nuevos, buscar la calificación energética y las etiquetas de endoso de rendimiento (por ejemplo, Energy Star). Al escoger el modelo de más alto rendimiento seguramente se recuperar el costo mediante el ahorro de energía durante la vida útil del dispositivo.
- Buscar mediante el mantenimiento el mejor rendimiento de los electrodomésticos, por ejemplo: Asegurarse de que las puertas del refrigerador tiene un sellado hermético.
- Ahorrar energía mediante un cambio en nuestro comportamiento diario, por ejemplo: Apagar la TV cuando no la veamos, apagar la computadora cuando hayamos terminado de usarla -los "protectores de pantalla" no ahorran electricidad-, desconectar los electrodomésticos que no están en uso.
- Usar para la iluminación lámparas eficientes que pueden consumir hasta un 80% menos de electricidad y duran hasta 10 veces más que las bombillas incandescentes tradicionales. Cuando caduquen, hay que disponerlas adecuadamente - no pueden ir a la basura.
- Acciones sistemáticas de ahorro en la iluminación: Apagar las luces cuando salga de una habitación. Utilizar iluminación local en lugar de iluminación de toda la habitación cuando se requiere sólo una pequeña cantidad de luz. Limpiar regularmente los accesorios de iluminación, reflectores y lámparas - obtendrá más luz de sus lámparas limpias.
- En la compra de un coche, examinar las etiquetas de economía de combustible escoger los modelos más eficientes, el posible costo adicional se reflejará en el uso cotidiano y en una emisión menor de bióxido de carbono.
- Promover que el gobierno implante un programa de promoción de vehículos de alta eficiencia.
- Obtener el máximo provecho de los componentes de su coche: Usar la ventilación natural cuando sea adecuado. Usar escudos reflejantes en los parabrisas para evitar el calentamiento por la luz solar cuando el vehículo está estacionado. Revisar la presión de las llantas. Dar mantenimiento de su coche con regularidad.
- Practicar la conducción ecológica para mejorar el rendimiento de gasolina: Evitar acelerar bruscamente su motor. Mantener una velocidad constante. Incluso si sólo tiene que esperar 30 segundos, es más económico apagar el motor de su coche y luego reiniciarlo que mantenerlo encendido.
- Exigir un transporte público eficiente y de calidad.
- Caminar, andar en bicicleta o tomar el transporte público en lugar de usar el carro, especialmente para trayectos cortos.
- Proponer el el trabajo un plan de gestión de la energía para el edificio y la empresa.
- Establecer premios para acciones que promuevan el ahorro y uso eficiente de energía.
- Exigir a la CFE un programa para ayudar en el ahorro y uso eficiente de energía.
Considero el lector estará de acuerdo en que la mayoría de estas sugerencias son prácticamente aplicables por todos nosotros en nuestra vida cotidiana. Seguro estoy que al seguirlas solamente tendremos beneficios para cada uno de nosotros y con ello disminuiremos nuestra huella ecológica.
Por supuesto, en esta época de elecciones podríamos solicitar a los candidatos comprometerse con los aspectos que les correspondan para estas acciones. Solicitémosles se manifiesten e implementen los aspectos institucionales necesarios para promover un futuro sustentable.

Una versión previa de este artículo fue publicado el día 6 de Mayo en el periódico La Unión de Morelos