miércoles, 6 de diciembre de 2017

El futuro de energías renovables está en nuestras manos


El año 2016 fue el más caliente del mundo registrado, superando 2015 y marcando el tercer año consecutivo de temperaturas promedio récord. Es decir estamos rompiendo el récord de año más caliente cada año. De hecho, de los 17 años más calientes de la historia, 16 han ocurrido en el siglo XXI. Tal como están las cosas, el mundo está en camino de perder los objetivos establecidos en el Acuerdo de París, con casi 1°C de aumento de la temperatura media mundial que hemos presenciado desde la era preindustrial. Por la actividad humana hemos incrementado la temperatura del planeta en forma constante cada año. Para mantenerse dentro de los límites acordados del Acuerdo de París, el mundo solo puede permitirse entre 0,6°C y 1,1°C de calentamiento promedio adicional. En concordancia con este acuerdo, los compromisos de los países, o contribuciones determinadas a nivel nacional, podrían iniciar un descenso de las emisiones en los próximos años; pero no son suficientes para alcanzar los objetivos climáticos. Así que los esfuerzos deben ser fortalecidos y solamente pueden ser satisfechos si empezamos a actuar desde lo individual hacia lo global. Para mi es claro, que los esfuerzos gubernamentales o centralizados han mostrado su ineficiencia y se requiere el compromiso de cada uno de los individuos y para ello es necesario una apropiación del conocimiento de que las actividades de cada persona afecta en lo global.
Es importante conocer que alrededor de dos tercios de las emisiones de Gases de efecto invernadero provienen de la producción y el uso de energía, lo que coloca al sector energético en el centro de los esfuerzos para combatir el cambio climático. Los sectores más grandes emisores de CO2 son la generación de electricidad y la industria, que en conjunto son responsables del 65% de todas las emisiones de CO2 relacionadas con la energía en la actualidad. El 35% restante proviene del transporte, los edificios y la calefacción urbana. Por esta razón, si nosotros nos comprometemos a generar nuestra propia electricidad en el ámbito de nuestro hogar u oficina o industria estaremos contribuyendo sustancialmente a la solución del problema.
El sistema eléctrico actual evolucionó durante muchas décadas con combustibles fósiles en forma centralizada puede ser transformado en uno verdaderamente distribuido. Las nuevas tecnologías de generación de energía requieren un nuevo sistema de electricidad que sea flexible y permita la integración de fuentes variables, como la energía solar y eólica.
La generación de electricidad a partir de estas energías renovables variables fluctúa de acuerdo con la disponibilidad de recursos y puede no coincidir con la demanda. Esto puede causar dificultades para igualar la oferta y la demanda, lo que requiere flexibilidad para enfrentar la variabilidad.
De acuerdo a la opinión de IRENA (Agencia Internacional de Energías Renvables), la participación de la energía eólica y solar en la generación de energía aumentaría al 52% para el 2050, requiriendo una variedad de opciones de flexibilidad para garantizar la estabilidad de la red, incluida la fijación del precio del tiempo de uso, la adaptación de diseños de mercado y nuevos modelos comerciales y de financiamiento.
La generación flexiblilizada y en disminución de combustibles fósiles y la respuesta del lado de la demanda también pueden aumentar la adaptabilidad, lo que permitía mayores porcentajes de energías renovables variables. La integración de microrredes inteligentes en ámbitos locales es una de las tareas pendientes. Una opción de flexibilidad a menudo discutida es el almacenamiento, que hoy en día tiene diversas variantes. En la actualidad, existen alrededor de 4 700 gigavatios hora (GWh) de almacenamiento de electricidad, 96% de los cuales provienen de centrales hidroeléctricas con rebombeo, es decir, hidroeléctricas que en las horas de mayor insolación o de mayor viento rebombean el agua hacia arriba de la presa para poder usar su caida para producir más enerǵia eléctrica.. De acuerdo con IRENA, se esperan 11 900-15 300 GWh de almacenamiento de electricidad para 2030, con solo el 51% de la hidroalmecenamiento. También con las posibilidades que plantea el almacenamiento por batería promedio de 50 kilovatios hora (kWh) en vehículos eléctricos, podrían proporcionar unos 8 000 GWh de almacenamiento para 2030.
El costo de almacenamiento de energía por baterías puede hacerse en forma individual y cada día disminuye; de tal manera que en los próximos años no solamente la generación eléctrica con fotovoltaicos será más barata, como lo es hoy, sino el almacenamiento con baterías será más barato.
Las opciones se están construyendo, hay alternativas económicamente viables hoy o estarán presentes en el corto plazo, solo resta la decisión que debemos tomar individualmente y en colectivo. Impulsemos el uso de las energía renovables con nuestro ejemplo y tomemos el futuro en nuestras manos.


Este artículo fue publicado el día 6 de Diciembre en el periódico la Unión de Morelos.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Necesitamos compartir información en la Internet

En esta época, donde muchas personas podemos tener acceso a información en cada momento sobre los temas que más nos interese en ese instante es de vital importancia también generarla. Por supuesto que alguien puso disponible esa información a la que tenemos acceso y el sesgo que le imprimió a la forma de compartirla nos influye. Este sesgo es algo inevitable, al compartir información plasmamos la personal forma de ver las cosas a través del cristal con que las miramos. Por esta razón es importante que muchas personas contribuyan y generen información en la Internet. En particular, Wikipedia es uno de los esfuerzos globales que apunta hacia la democratización de la información disponible en la Internet. En ella podemos leer los textos escritos por múltiples plumas, sí, cada texto que leemos en Wikipedia puede ser el resultado de la contribución de muchas personas que en forma altruista decidieron contribuir a que todos tengamos acceso a una información en particular. Cada uno de nosotros podemos contribuir escribiendo en Wikipedia, de hecho esta posibilidad fue una de las primeras críticas de algunos académicos sobre la poca confiabilidad de los textos que leemos en esta fuente; pero a lo largo de los años se ha convertido en una de sus principales fortalezas. La posibilidad de editar libremente los textos ha provocado que su contenido cada vez se aproximen más a una objetividad consensuada en el momento histórico. Por supuesto, el consenso de quienes tienen acceso a Internet.
Hoy quiero llamar la atención sobre el hecho de que los mexicanos no subimos información en proporción a la población que tenemos. Por ejemplo, los españoles suben mucho más información que los mexicanos en términos relativos a su población.
De hecho, hay mucho más youtubers españoles que mexicanos. Para aquellos que no estén familiarizados con este término, un youtuber es una persona que sube videos frecuentemente a youtube y comparte información; también hay youtubers que comparte chistes u otro tipo de contenido. Por otro lado, también hay mucho más blogers españoles que mexicanos, los blogers son personas que suben contenido escrito o fotográfico a la Internet.
Con esta actitud de no compartir información al mundo estamos dejando que la información disponible tenga sesgos y puntos de vista que no reflejan las peculiaridades de nuestro entorno social y ambiental. Considero que no solo debemos usar la Internet para bajar información, como casi todos los mexicanos hacemos; sino también para compartir contenido con nuestras visiones y peculiares formas de entender nuestro entorno y el mundo mismo.
En esta forma de actuar debo enfatizar el esfuerzo que hacen los grupos de TEDx que de forma altruista y sin fines de lucro organizan eventos para compartir información de calidad y con calidad mediante la plataforma de youtube. En particular, me gustaría reconocer al equipo de TEDxCuauhtemoc que en el pasado mes de septiembre organizaron un evento en el teatro Esperanza Iris de la Ciudad de México. En ese evento se reunió a personas con deseos de compartir y hoy podemos encontrar en su plataforma en youtube los videos de esas presentaciones. El cuidado en la revisión de los guiones y del asesoramiento profesional en la forma de presentar son las características de este equipo fundamentalmente constituido por mujeres empoderadas de acción.
Con este breve texto los invito a, de forma altruista, compartir información útil en la Internet; ya sea en formato escrito o videos o audios y, en segundo lugar, a visitar sitios de calidad informativa como TEDxCuauhtemoc y todos los sitios de TEDx mexicanos, ahí encontraremos información útil y transmitida con profesionalismo. Por supuesto, también puede haber youtubers o blogers profesionales que obtengan ingresos a través de sus contribuciones.
Recordemos que al visitar y difundir en nuestras redes sociales estos contenidos los premiamos y colocamos en un lugar más visible en la Internet, con ellos estaremos difundiendo nuestra particular forma de ver las cosas en un contexto global.

Este artículo fue publicado el día 29 de Noviembre en el periódico la Unión de Morelos

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Los retos de las edificaciones sustentables

Una de las actividades que más se están haciendo en diferentes ciudades es construir grandes edificios. Muchas personas tienden a querer trascender mediante la construcción de grandes edificaciones para dejar muestra de que estuvieron por este mundo. Sin embargo debemos preguntarnos si es adecuado incrementar la densidad de viviendas o de oficinas con ese tipo de edificaciones.
El día de hoy quiero invitarlos a reflexionar sobre este punto. Hay varios dilemas en cuanto al tamaño de las edificaciones. Parece ser que una gran casa donde solo habite una familia puede ser un indicador de problema social de inequidad en cuanto haya muchas familias que solamente tengan unos cuantos metros cuadrados para su casa o departamento. También puede ser un indicativo de un uso privado bienes como los espacios, la energía y el agua, por ejemplo, que bien pudieran compartirse o aprovechar las bondades de un uso colectivo y pago compartido por estos bienes.
En algunas ciudades en el mundo han tratado de resolver este tipo de dilemas construyendo edificios que comparten áreas verdes, de esparcimiento, agua y muy recientemente energía. Sin embargo, no puedo encontrar un estudio profundo de cómo debería ser una edificación que minimizara los impactos nocivos a la sociedad y al ambiente considerando un costo económico aceptable, además de concebir una organización interna que prevea la resolución de conflictos. Es decir un estudio que contemple las cuatro dimensiones de la sustentabilidad: natural, económica social y organizacional.
Primeramente debemos considerar que el tamaño de estas edificaciones debería ser diferente y en concordancia con la localidad. Veamos algunos ejemplos: la disponibilidad de agua es una de las condicionantes más importantes. Lo ideal sería que esa edificación contara con un sistema de tratamiento de agua que permitiera la recarga de los mantos acuíferos o de las fuentes de agua superficial que utilizara; no solo captación de agua de lluvia sino un sistema de utilización del agua que permitiera su retorno futuro al sistema natural sin causar afectaciones a otras personas o especies. Así el tamaño de las edificaciones dependerá de la cantidad, calidad y posibilidad de tratamiento del agua, de toda la gestión del agua que es diferente en cada localidad. Otro ejemplo sería contemplar energía asequible y renovable para todo el funcionamiento de la edificación. Se imaginan contar con casas, departamentos, escuelas, oficinas, o industrias que generen la energía necesaria para su funcionamiento. Por supuesto esta demanda debería considerar que la altura de los edificios impide que los vecinos puedan aprovechar tanto la energía solar como la eólica; ya que los edificios altos son barreras para el sol y el viento; así se debería determinar alturas máximas para las edificaciones cercanas o espacio libre para no afectar a los vecinos.


Con estos ejemplos considero debe quedar claro que la determinación de un tamaño idóneo para una edificación debe ser en concordancia con el lugar físico y debe contemplar aspectos ambientales y de organización para poder propiciar un beneficio social.
Estamos en un momento en la historia donde, dado el avance en el conocimiento, sabemos del resultado nocivo o beneficioso de casi todas nuestras actividades y acciones. Por esta razón debemos definir normas adecuadas para la convivencia entre las personas y con otras especies animales o vegetales. Una hecho irrevocable, es que estos animales o vegetales no conocen el resultado de sus acciones en el largo plazo, esto ha sido así también para las personas y solamente en el último siglo es cuando los avances en el conocimiento han permitido que conozcamos los impactos que causamos al ambiente o a otras pesonas o a otras especies.
Con estas frases solamente los invito a reflexionar sobre el punto de diseñar verdaderas edificaciones sustentables, por supuesto se deben contemplar las acciones para el tratamiento de los desechos sólidos generados por los usuarios y muchos otros aspectos, pero todos ellos considerando las cuatro dimensiones de la sustentabilidad.
Dediquémonos a amalgamar el conocimiento científico con el tradicional para definir una trayectoria para contar con edificios sustentables.

Una vversión previa de este artículo fue publicado el día 22 de Noviembre en el periódico la Unión de Morelos.